18 de junio de 2012

Teaser Trailer de "Cálida Cuna"


En el año 2008 escribí un guión tras leer una noticia en el periódico.

Meses después, entrado el 2009, hice unas pruebas para empezar a grabar pero otros proyectos me lo impidieron.

Durante 3 días de agosto del 2010 grabé el corto en mi casa.

Debido a mi dedicación a otros proyectos no empecé a montarlo hasta las navidades de ese año.

A principios del 2011 colgaba un vídeo con algunas tomas falsas.

En Semana Santa de ese año terminaba de montarlo. Solo faltaba la música y los efectos de sonido.

Tras pasar por 3 personas para que me hicieran la música, por fin, en 2012, terminaré el corto.

¿Ha merecido la pena? Vosotros tendréis que valorarlo. Como aperitivo aquí tenéis un avance.


¿Realmente es Drácula una novela sobre vampiros?

El Conde Drácula. El vampiro por excelencia. El icono que representa las bases de los chupasangres como ningún otro. La figura que los popularizó en la cultura Occidental del siglo XX... pero ¿y si el Conde Drácula no fuese un vampiro? ¿ y si simplemente es la víctima de las malas lenguas originadas por un grupo de dementes? ¿puede ser que Bram Stoker no escribiera una novela de vampiros sino algo totalmente distinto? ¿Hemos estado todos engañados durante más de 100 años?


Hace unos años me apunté al Taller de Guión y Producción del Documental Científico que organiza la Universidad de Zaragoza y allí conocí a Andrés Romero-Jódar, un investigador de Filología Inglesa que había escrito un artículo titulado "Bram Stoker's Dracula. A Study on the Human Mind and Paranoid Behaviour". En dicho artículo explicaba la teoría de que la gran novela de Bram Stoker realmente no trata sobre una vampiro que viaja desde Transilvania a Inglaterra mordiendo a jovencitas inocentes y es perseguido por un grupo de gente encabezado por Van Helsing.

No.

La novela trata de la gente que se cree esa historia; muestra los testimonios de una serie de personas que se creen una mentira sobre vampiros que nunca sucede en la realidad intrínseca de la novela sino en sus mentes.

¿Cómo os habéis quedado?

Supongo que como me quedé yo. WTF? El caso es que me había leído la novela un par de años antes y tras su comentario le empecé a preguntar sobre su teoría.

Y me convenció.

Posteriormente me pasó su artículo y lo pude leer tranquilamente y comprobé punto por punto que tiene toda su lógica la teoría que expone: ¡Drácula no va sobre vampiros, sino sobre locos!

A continuación voy a justificar, tomando su texto como referencia, que el pobre Conde Drácula jamás fue un no-muerto, y seguro que cuando volváis a leer la novela no lo haréis con los mismo ojos.


Bram Stoker y la psicología


Bram Stoker publicó su novela "Drácula" en 1897 en la Inglaterra Victoriana, donde la ciencia cada vez tenía más presencia en la sociedad, pero donde también había un gran interés por el espiritismo o el folclore popular, especialmente entre la élite cultural (No hay que olvidar que el escritor de Sherlock Holmes creía en que los espíritus y las hadas se podían fotografiar).


En este ambiente también nació y se desarrolló la psicología moderna, en la que Bram Stoker estaba interesado, especialmente desde que el escritor acudió a unas charlas sobre la teoría de Freud en la Society for Psychical Research. Además tenía relación con un mentor de Freud autor de un escrito en el que documenta el caso de una familia "infectada" de histeria, donde tanto padres como hijos  compartían alucinaciones y comportamientos histéricos.

Por tanto el escritor pudo tomar el caso de esta familia afectada por un trastorno psicótico compartido como punto de partida para la historia de Drácula.



Las fases de la paranoia en Transilvania


Drácula es una novela epistolar, narrada a través de los diarios, grabaciones y cartas de una serie de personajes que cuentan la historia desde su punto de vista. Por tanto, los hechos que se describen en el texto no tienen porque suceder tal y como le llegan al lector. De hecho podrían ser perfectamente el producto de delirios y pensamientos paranoicos.

Como recordaréis todos, en la primera parte de la novela el abogado Jonathan Harker viaja a Transilvania para cerrar unas ventas con el Conde Drácula. En las primeras descripciones de su estancia por los Cárpatos sus palabras son objetivas y muy concretas, sin embargo su estado de ánimo cambia sin razón alguna, como el mismo describe en un momento dado ("I am not feeling nearly as easy in my mind as usual"). Este podía ser el punto de partida que describe el desarrolló de una paranoia que acabará en un presunto suicidio al final de la primera parte.

El juez Daniel Paul Schreber escribió en 1903 su libro «Memorias de un enfermo de nervios» donde explicaba como se vio afectado por alucinaciones y delirios. En ese libro describió las 6 fases en las que desarrolló su paranoia:
  1. Ideas hipocondriacas
  2. Sentimientos de ser perseguido o aislamiento
  3. Hipersensibilidad a la luz y al ruido
  4. Alucinaciones visuales y sonoras
  5. Ideas de suicidio
  6. Manías religiosas o místicas
Algunas de estas fases pueden combinarse entre sí, y si se compara con la narración de los eventos descritos por Jonathan Harker, se observa que existe un paralelismo más allá de la pura coincidencia.


El desarrollo de la primera frase comienza en el cambio de ánimo comentado anteriormente, que él empieza a asociar a distintos motivos: la señora mayor, el crucifijo o las supersticiones generales ("This gave me a sort of shock, for I suppose the general superstition about midnight was increased by my recent experiences"). Esto podría asociarse a la aparición de ideas hipocondríacas que culpan a cualquier elemento externo del malestar que él sufre.

La siguiente fase de la paranoia la desarrolla cuando está en el castillo del Conde Drácula con pensamientos de aislamiento: "the Castle is a veritable prison, and I am a prisoner". Hasta ese momento el Conde ha sido un perfecto anfitrión a pesar de la inestabilidad del abogado, sin embargo él empieza a sospechar que le vigila y empieza a escribir cartas más cortas porque teme que Drácula las lea.

Las fases de hipersensibilidad y las alucinaciones se dan al mismo tiempo. Harker describe su desorden nervioso "It is destroying my nerve", y tras reconocerlo cree ver a Drácula arrastrándose por los muros del castillo como un lagarto. Pero esa no es la única alucinación que parece presentar ya que en un momento dado describe la aparición de tres mujeres vampiro aunque el mismo abogado reconoce en sus anotaciones del diario "I suppose I must have fallen asleep".

Por último aparecen las últimas fases de la paranoia, donde Harker intenta "huir" a través de la ventana ("why should not I imitate him, and go in by his window?") y tener ideas místicas ("At least God's mercy is better thant that of theses monsters").

Por tanto se puede observar que es muy probable que Bram Stoker describiera el viaje de Jonathan Harker a Transilvania como el proceso de un individuo transitando por las distintas fases de la paranoia. Esta descripción sacada de la mente de Harker es esencial para entender el resto de la novela ya que sus textos influirán en el comportamiento de los otros personajes.



Van Helsing y el trastorno psicótico compartido

El diario de Jonathan Harker es tomado en Inglaterra como un relato totalmente realista y tanto el Doctor Seward como Van Helsing lo califican como maravilloso. A partir de él el grupo también sufrirá un desarrollo de la paranoia análogo al sufrido por el abogado en Transilvania, salvo que en este caso no solo afectará a un paciente, sino a un grupo de personas entre los que existirá una diferencia en sus comportamientos.

La paranoia se puede dividir en tres grupos en función de las experiencias alucinatorias sufridas:
  • Alucinaciones psicosensoriales. Se perciben con un alto nivel de realismo a través de un sentido concreto. El paciente está totalmente convencido de la realidad de la situación y reacciona a la misma.
  • Alucinosis. Se perciben con enorme realismo a través de algún sentido pero el paciente no está totalmente convencido de su realismo. Entiende que es algo raro y absurdo que no termina de creer pero que aparenta ser real. 
  • Pseudoalucinaciones. El sujeto lo percibe vagamente, no a través de sus sentidos, sino sintiéndolo en su mente, sin embargo lo siente real.
El primer caso se podría asociar al abogado tras su experiencia en el Castillo. El segundo se ejemplifica en el doctor Seward, que aunque entra en el juego tiende a introducir comentarios racionales: "I sometimes think we must be all mad and that we shall take to sanity in strait-waistcoast". Finalmente el tercer tipo, las pseudolaucinaciones podrían afectar a Mina, que se siente "mentalmente unida" al supuesto vampiro.

¿Y dónde se encontraría Van Helsing dentro de esta infección de paranoia? Pues el doctor holandés sería la fuente de la infección.


La locura de Van Helsing se puede percibir en el diario del doctor Seward, que presencia su ataque de histeria tras la muerte de Lucy: " The moment we [Van Helsing y Seward] were alone in the carriage he gave way to a regular fit of hysterics". Así, Seward, doctor con estudios en histeria, diagnostica el trastorno en su compañero.

A Van Helsing le impacta profundamente el texto de Harker, y el mundo de fantasía donde los vampiros bajan por los muros de los castillos en países extraños echa raíces en la mente del doctor. Y no solo está convencido de su historia sino que convence al resto del grupo de su mesiánica tarea de salvar al mundo. En psiquiatría existe un nombre para esta paranoia inducida: folie à deux o trastorno psicótico compartido, donde alguien convence a una serie de personas de la realidad de sus alucinaciones. En este casos el paciente enfermo, Van Helsing, va alimentando la semilla de la paranoia durante su estancia, infectando al resto de los personajes con la información sobre los vampiros que él va dando. El resto de personajes son inducidos en sus delirios dada su ingenuidad o vinculación con el paciente, como parece suceder en la novela.

De esta manera no es sorprendente que Van Helsing sea el principal testimonio de los eventos mas sobrenaturales de la misma. Por mencionar algunos ejemplos él relata las habilidades de Drácula como vampiro, cómo marca la frente de Mina con una ostia bendecida para espantar al Conde o cómo destruye a las tres vampiresas al final de la historia.

También hay que tener en cuenta que existe constancia en las notas de Bram Stoker de la intención del escritor inglés irlandés en incluir a un doctor loco en el desarrollo de la trama. Por tanto, visto su comportamiento, parece bastante lógico pensar que esa personalidad estaría asociada a Van Helsing.



Entonces, ¿cómo muere Lucy?

Todo lo descrito anteriormente justificaría los delirios de cada uno de los personajes, sin embargo ¿cómo explicar la muerte de Lucy? Si partimos de que no existe ningún vampiro la aparición de una víctima solo podría explicarse con la presencia de un asesinato dentro del grupo. Y para deducir quien es el sospechoso de tal crimen hay que tener en cuenta un detalle importante.

Por un lado hay que destacar que el asesino usó láudano para drogar a los sirvientes. ¿Cómo sabemos eso? Pues porque tal y como Lucy explica en su diario cuando se encuentra a los cuatro sirvientes en el suelo respirando con dificultad el decantador de jerez que hay en la mesa está medio lleno y al examinarlo siente su olor. Pero es que además encuentra la botella de láudano del profesor vacía. Entonces, si Drácula tiene los poderes descritos a lo largo del libro, siendo capaz de convertirse en polvo y colarse por cualquier rendija ("He become so small... He can, when once he find his way, come out from anything or into anything, no matter how close it be bound") ¿para que iba a usar estrategias humanas para colarse en la habitación? No tiene ningún sentido.

Por eso los principales sospechosos son dos: Seward y Van Helsing, que son los doctores que conocen la existencia de la botella de láudano de la madre.

Y dado que el mayor afectado por la paranoia es Van Helsing todo parece indicar que podría ser, no solo el culpable de su asesinato, sino de otros actos extraños que suceden en la novela. Por ejemplo del escape de un lobo del zoológico días antes de la muerte de Lucy, que podía haberse hecho efectiva gracias a la misma sierra que el Doctor utiliza para entrar en la habitación de ella.



Veredicto: El Conde Drácula es inocente

Después de las evidencias comentadas, a saber:
  • El texto está basado en textos subjetivos, por lo que no resulta fiable
  • Bram Stoker tenía conocimiento de estudios sobre la paranoia y trastornos psicóticos compartidos
  • La descripción de la estancia de Jonathan Harker en Transilvania sigue las etapas de desarrollo de la paranoia
  • Los acontecimientos sucedidos en Inglaterra están influenciados por la visión que tiene Van Helsing de los vampiros, con la que convence al resto de los personajes
  • Los superpoderes del Conde Drácula no se corresponde a la lógica de los hechos que suceden
  • Los personajes dan pistas sobre posibles brotes de demencia a lo largo del relato

Poniendo estos puntos sobre la mesa parece difícil ver al Conde Drácula como el sangriento vampiro que todos conocemos y ponen en evidencia la culpabilidad de Van Helsing en todos los hechos que suceden en la segunda parte de la novela.


No sé a vosotros pero a mi esta idea me atrae mucho. Cómo haría Sherlock Holmes, fijándonos en los detalles diseminados a lo largo de toda la novela, se le da totalmente la vuelta a la historia que nosotros creíamos conocer sobre el Conde Drácula.

Quien sabe, tal vez alguien haga algún día una película totalmente alejada de la versión de Francis Ford Coppola y se acerque más a la idea aquí presentada.



Más información: Artículo original