27 de marzo de 2013

Diálogos de cine: Adaptation (El ladrón de orquídeas)






Charlie Kaufman - No quiero morir Donald. He desperdiciado mi vida, joder, la he desperdiciado.

Donald Kaufman - De eso nada, y no vas a morir.

Charlie Kaufman - La he desperdiciado... te admiro Donald, ¿lo sabes?... Me he pasado la vida paralizado pendiente de lo que la gente pensara de mi. ¿Y tu? Tu no te enteras de nada.


Donald Kaufman - Claro que me entero.

Charlie Kaufman - No, no lo entiendes, te lo he dicho como un cumplido... Recuerdo un día en el instituto, te miraba por la ventana de la biblioteca, y hablabas con Sara Motch.

Donald Kaufman - Dios mio, estaba loco por ella.

Charlie Kaufman - Y tonteabas con ella, y ella estaba encantadora contigo, y luego,cuando te fuiste empezó a reírse de ti con Kim Kanetty, y fue como si se burlaran de mi... tu no tenías ni idea, parecías tan contento

Donald Kaufman - Ya lo sabía.

Charlie Kaufman - ¿Y como estabas tan contento?

Donald Kaufman - Quería a Sara, Charles, y ese amor era mío, yo era el dueño, ni Sara tenía derecho a privarme de eso, yo puedo querer a quien quiera.

Charlie Kaufman - Pero a ella le parecías ridículo.

Donald Kaufman - Bueno, ese era su problema, no el mío. Uno es lo que ama, no lo que le ama. Eso lo decidí hace mucho tiempo.




Este diálogo me sigue viviendo a la cabeza años después y me sigue planteando la misma pregunta  ¿realmente al final lo que importa es lo que uno sienta aunque la otra persona no sienta lo mismo?

La respuesta no creo que sea tan fácil como puede parecer, puede ser vivir en una mentira, pero lo que uno siente, los recuerdos... eso no te los puede quitar nadie.

1 comentario:

  1. Como dice otra linea de la peli, es volver a lo mas manejable ,asible. Lo otro es sorpresa.

    ResponderEliminar